martes, 22 de abril de 2008

El auto fantástico

Una tienda especializada en autos de lujo de California ha saltado a la fama después de poner a la venta una de las unidades del Pontiac Trans Am utilizada en la serie de televisión ‘El auto fantástico’ en la década de los 80. ¿Su precio? Alrededor de 113.000 euros.
No es la primera vez que un coche de estas características se pone a la venta. En sitios de subastas, como eBay, se han comercializado desde el Benetton con el que el alemán Michael Schumacher consiguió su primer título Mundial de Fórmula 1 en 1994, hasta un Volkswagen Golf utilizado por Benedicto XVI en su época de cardenal. Tampoco podemos olvidarnos de casos como el de una mujer que subastaba su Ferrari, y de paso a sí misma o incluso el de la Honda CBR 1000 del doctor House, aunque este último con fines benéficos.
Sin embargo, en esta ocasión el vehículo comercializado 'tocará' la fibra sensible de todos aquellos adictos a las series de televisión de la década de los 80. Hablamos de KITT, un Pontiac Tras Am de tintes futuristas, que se convertía en la mano derecha de Michael Knight (David Hasselhoff ) en su lucha por imponer la ley y el orden.
A diferencia de los casos citados anteriormente, la empresa que ha puesto a la venta este particular deportivo no es un sitio de subastas online, sino una tienda de carne y hueso llamada , este Pontiac, que está a la venta por 149.995 dólares (alrededor de 113.000 euros), es una de las cuatro unidades donadas por la firma perteneciente a General Motors a Glen A. Larson (1937), para la serie El auto fántástico (Knight Rider).
Según sus dueños, este Pontiac Tras Am sólo cuenta con 3.851 kilómetros y nunca ha rodado por carreteras convencionales ya que sólo se ha utilizado para la producción de la serie de televisión. El coche a la venta mantiene las luces y los botones que le daban esa apariencia futurista, aunque no hace falta decir que no cuenta con sus habilidades para hablar y atrapar a los malos. A todo ello se suman un freno para poder realizar derrapajes y dos monitores de televisión, uno de ellos conectado con la cámara de la parte delantera del vehículo y el otro a un lector de DVD.